fbpx
NOVEDAD

Ética, responsabilidad, sostenibilidad

érminos como ética, responsabilidad, sostenibilidad... son ya habituales en la moda. Gracias a Stella McCartney, y también a la labor de otros muchos (como Kate Fletcher, quien acuñó el término de Slow Fashion; Suzy Amis Cameron, promotora de la Red Carpet Green Dress, iniciativa que motiva a los diseñadores para llevar la moda ética a la alfombra roja, o Livia Firth, quien, además de diferentes eventos en torno a la moda green, asesora a través de Eco Age a firmas para convertirse en sostenibles). Su trabajo se ha visto acompañado de prescriptoras con vocación de militantes (léase, Vivienne Westwood o Emma Watson) y marcas como Patagonia, Esprit o People tree, pioneras en moda ética. La lista estaría incompleta si no mencionara a una nueva generación de clientes, los ‘millennials’, que han incorporado la conciencia a la hora de decidir sus compras. Según un estudio de la universidad LIM College, especializada en el negocio de la moda, nueve de cada diez jóvenes boicotearían una marca si no fuera sostenible.

“Si quieres conocer el color de moda de la próxima temporada, mira el color de los ríos de China”, aseguró hace unos años Linda Greer, que promovió en 2009 la iniciativa Clean by Design, con la intención de reducir el impacto medioambiental de la producción textil en aquel país asiático. Y en parecida dirección, hace siete años, y tras el informe Trapos sucios, que destapó la relación entre Adidas y Nike con fabricantes en China que utilizaban sustancias químicas peligrosas, Greenpeace lanzó su campaña ‘Detox my fashion’, para concienciar a la industria textil sobre su “responsabilidad por la contribución a la contaminación tóxica”. Curiosamente, la primera firma que se comprometió a eliminar las sustancias químicas peligrosas en 2020 no fue ninguna de esas dos marcas, sino Puma, y luego Nike, Adidas, H&M, C&A, Marks & Spencer, Inditex, Mango… El pasado mes de julio la ONG anunció “un cambio de paradigma en la industria textil, que ahora se hace responsable de toda la cadena de producción y no solo de sus prendas de ropa”, declaró Bunny McDiarmid, directora ejecutiva de Greenpeace Internacional. Y es que 80 grandes empresas ya se han sumado a una moda libre de tóxicos, aunque “el 85% de la industria aún no hace lo suficiente, y esto es inaceptable”, como aseguró Celia Ojeda, responsable de la campaña en Greenpeace España.

Fuente: ElMundo.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *